Haz algo GRANDE

Desarrollo web: por qué marketing también necesita conocerte

November 07, 2017 | 4 Minute Read

Querido amigo del mundo del marketing… sí, ¡necesitas saber HTML y CSS!

Embarcarse en el mundo del marketing digital es, en parte, un compromiso con el autodidactismo. Esta industria se mueve de forma rápida, y no será nada fácil para aquellos que no estén al día con lo último de Google, Moz, Facebook, o de cualquier otra gran empresa –de aquellas que determinan la forma en que se trabaja.

Al echar la vista atrás, podría señalar fácilmente todas las ocasiones –tanto exitosas como no– en que intenté aprender cosas nuevas. ¿Prácticas tras incesantes súplicas a un grande de las relaciones públicas? Genial. ¿Unirme a tres cursos de Coursera y no acabar ninguno de ellos? No tanto. ¿Correr el riesgo y unirme al programa de Desarrollo Web de TTS? Necesario.

Es más, completamente necesario. Es cierto que no puedo decir que, a la terminación del curso, fuese un profesional de HTML o CSS; pero incluso aquellos temblorosos primeros pasos que di, han tenido un gran impacto en la forma en que trabajo hoy. Aunque siempre he pensado que estos conocimientos serían muy útiles, cada vez es más evidente que éstos son una necesidad para todos aquellos que deseen destacar en sus respectivos campos. ¿Que por qué? Bueno…

EFICACIA Y RAPIDEZ

En el marketing digital, la web es el mundo en que vivimos: es la forma en que conectamos con la gente; es donde mis campañas se lanzan a la victoria, o donde se hunden en el fracaso. Y, si la web es nuestro mundo, HTML y CSS son nuestros lenguajes. Aquellos que no lo hablan necesitan un traductor –o bien un desarrollador web, o bien un CMS– y esto no es más que una receta para el desastre.

Ambos traductores tienen sus desventajas. Los desarrolladores pueden hacer cambios a una cierta velocidad; pero su tiempo es caro y las tareas de marketing son muy raramente una prioridad. Tengo la suerte de trabajar con buenos desarrolladores, pero hacerles desatender su propio trabajo para hacer arreglos menores –como insertar un logo en una landing page – los distrae. Además, esperar a que estos estén disponibles también tuerce mis propios planes.

El uso de un CMS (Content Management System, o Sistema de gestor de contenidos) acaba con ciertos problemas, pero conlleva muchos otros. Cualquiera que haya trabajado con una página de Wordpress sabe que –aunque sus plugins y temas son potentes y diversos–, en algún punto, estos no harán lo que quieres que hagan. A no ser que empieces a indagar en el lenguaje que hay detrás de cada página…

En cualquier caso, es crucial entender un poco de HTML y/o CSS. Aquello que aprendí en TTS supuso un avance para mi trabajo; ahora, puedo hacer pequeños arreglos que, de otra forma, habrían supuesto un montón de horas a la espera de un desarrollador ocupado. También he podido modificar nuestro CMS (este es Hubspot), y mejorarlo; lo cual no habría sido posible si me hubiese limitado a usar los temas predeterminados. ¿El resultado? Una operación de marketing mucho más capaz e independiente; y que debería seguir siéndolo aún más a medida que sigo aprendiendo.

CRECIMIENTO Y GARANTÍAS DE FUTURO

A pesar de los beneficios ya mencionados arriba, pensaba de forma diferente cuando me inscribí en el curso de TTS. Mi intención original consistía (y consiste) en adquirir los conocimientos necesarios para progresar como un experto en SEO (Search Engine Optimization, u Optimización de los motores de búsqueda). A pesar de los logros de varias compañías de marketing de SaaS (Software as a Service, o Software como un servicio (ScuS)); comprender los fundamentos de la construcción y el funcionamiento de las páginas web sigue siendo un empeño técnico. Mi duro despertar a esta realidad ocurrió mientras miraba una checklist –publicada en Moz– que destacaba los requisitos necesarios para trabajar como SEO. Échales un vistazo. Sí, y todo eso sólo para un puesto junior.

En resumen, era evidente que necesitaba unos conocimientos técnicos que fuesen más allá de lo que mi experiencia en el marketing y (¡ay!) mi grado de literatura inglesa me proporcionaban. Al educarme con TTS y después aplicar esos conocimientos, he adquirido una cierta habilidad para, al menos, tachar algunos de los elementos de dicha lista. Dado que –siendo muy optimistas– sólo podía enfrentarme a dos de ellos antes de unirme a TTS, estoy más que contento con mi progreso.

Cabe mencionar que éste no es el caso sólo para SEO. Digamos que quieres desarrollar tus habilidades como Growth Hacker (esto es, en Estrategias de posicionamiento); para ello, necesitarás de estos conocimientos, y más. ¿Quieres poder dirigir tu propio equipo de marketing digital? Será mejor que empieces a poder identificar, contratar y usar desarrolladores de forma efectiva. ¿Quieres unirte a una nueva startup? Bueno, ¡nunca hay hueco para gente de relleno! Al menos, no al principio; por esto, puedes apostar que buscarán a alguien que sepa usar Twitter, crear una landing page e incluso implementar analíticas de la web.

En conclusión, nuestras profesiones –seas cuales sean– están cada vez más entrelazadas con los aspectos técnicos de internet. Por tanto, si quieres seguir siendo parte del mundo laboral e ir más allá de donde estás, ¡es hora de desarrollar tus habilidades para dar la talla!

— Muchas gracias a nuestro ex-Alumno, Alec Cole, por compartir su experiencia.